Así fue el Festival Cordobeces: el orgullo de tener una fiesta propia

Sólo en Córdoba se puede lograr que tanta gente se junte gracias a los memes. El Festival Cordobeces es el más auténtico ejemplo de que lo viral, la cultura, el humor y la fiesta pueden lograr cosas impensables. Esta primera edición del festival Cordobeces dejó en claro que el formato vino para quedarse y en breve habrá que exportarlo.

El evento se llevó a cabo en una gélida noche de otoño que se llenó de géneros musicales diversos, juegos de destreza física y gastronomía para chuparse los dedos. La gente llegaba al Quality con ganas de divertirse y estaba dispuesta a disfrazarse si era necesario. Hubo algunos cuantos valientes que encarnaron los personajes de Mario Bros, Michael Jackson y el Jinete sin Cabeza, por sólo nombrar a algunos.

Lo bueno fue que no estaban solos en esto. Las clásicas figuras de la cuenta de Instagram @cordobeces, que a su vez ayudaron a difundir la fecha, estuvieron acompañando a los fiesteros y sacándose fotos con todos. Imitadores de La Mona Jiménez, el Chapulín Cordobés, Jack Sparrow, dos Batman y dos Batichicas hicieron la posta cordobesa no sólo para entretener, sino también para enseñar valores como el respeto, la solidaridad, el compromiso, la amabilidad y el cariño por lo que hacen y a quienes representan.

Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

Orgullo que se lleva en la sangre

El Batman Solidario comentó que sentía mucha alegría y orgullo al poder participar como uno de los personajes claves del Festival. “Estoy agradecido por la invitación y por la gente porque siempre digo que sin la gente este Batman no sería lo que es. Siempre estamos tratando de sacarle una sonrisa a la gente a pesar de lo que se está viviendo”, expresó con mucha humildad.

La Batichica que lo acompañaba estaba viviendo su debut en la escena con su Batimoto. “Comencé con esto con el fin de que las mujeres podamos ser heroínas. Estamos con todo este tema de la violencia de género, tanto del hombre como de la mujer, pero a mí me gustaría hacer más hincapié en la de la mujer. Estamos en tiempos donde ella tiene que sacarse la corona de princesa y ponerse la armadura de heroína”, argumentó.

Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

Quienes también estaban orgullosos y no dudaron en expresarlo fueron los papás de Eddie Frari, el creador de Cordobeces y ahora organizador de un evento multitudinario. Ambos fueron a acompañar a su hijo en una noche mágica junto a otros familiares y amigos.

“Una emoción increíble, es tremendo todo lo que pasó, estamos sin caer todavía. Estamos muy emocionados”, sostuvo Cristina Ardiles quien aseguró también que “está a full” con la cuenta de Instagram de su hijo. Por su parte, Carlos Frari contó que, si bien no es de su época, la tecnología y las redes sociales le pudieron cumplir un sueño impensado al joven emprendedor.

¿Qué es más cordobés…?

VOS hizo una trivia con el público presente y quiso saber qué cosas son las que definen aún más a Córdoba. Sin dudarlo, la gastronomía encabezó la lista con el fernet y el choripán como los más elegidos. Ambos fueron también los más vistos en la noche, aunque la cerveza, el pancho y la hamburguesa no se quedaron atrás.

Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

Entre la gente había una diversidad de provincias que abarcaba desde Buenos Aires, subiendo por La Rioja hasta Río Negro. Algunos sólo habían viajado para el festival. Un grupo de amigos fue consultado acerca de si les gustaría mudarse a Córdoba (ya que estaban viviendo a 1500 km de la provincia), pero uno de ellos lo negó rotundamente porque creía que viviría de fiesta.

“Se podría, pero sería insalubre. Tienen una buena imagen, pero cada uno decide. No nos podemos controlar”, expresó muy divertido mientras sus amigos y amigas aseguraba sentir lo mismo.

Algo no tan cordobés, pero que está presente en todas las fiestas y juntadas son el glitter y los juegos. El stand de AM after bar hizo su debut en el evento y luqueó a todos con brillos y labiales neón. Además tenían tatuajes temporales con frases de videos virales como “Esto no es coca papi” que, según la dueña, se debe poner bien grande sobre la frente porque representa a Córdoba en todos lados.

Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

Los juegos eran tipo de mesa donde se giraba una ruleta y se conseguía un premio o se encestaba una pelota, pero los que más resaltaron entre la multitud fueron el toro y el reloj mecánico. Al principio ninguno se animaba a pasar el ridículo, pero luego hubo alguien que tomó la posta y fue tan tentador que la fila se hizo rápido para jugar y entrar en calor.

Los escenarios más diversos

La escena principal ambientó con música electrónica el ingreso, pero luego dio paso a bandas como Jolgorio y Q’Lokura. El grupo de cumbia canchera largó toda la carne al asador con covers románticos y cuarteteros para bailar. Por su parte, la orquesta que lideran Nico Sattler y “Chino” Herrera fue una de las más esperadas de la jornada. Tocaron muchos de sus más grandes clásicos incluyendo Pepas, su cover del momento.

El escenario de cuarteto comenzó temprano con Ayrton Gelfo y La Leo a quienes les costó levantar temperatura, pero fue porque las personas aún estaban un poco tímidas para hacer el clásico paso de cuarteto. Eso se mantuvo hasta que el personaje de La Mona y el Chapulín subieron con la banda a agitar y hacer poses para que los filmaran. Luego fue el turno del grupo El Talismán que tomó algo de ese fuego para seguir apantallando la fría noche de junio.

Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

Por último, el escenario de electrónica era un mundo aparte. Entrar al lugar donde generalmente es el bar del Quality para ver rayos de luces de colores y una música que golpea en el pecho fue una experiencia interesante. El DJ Evegrem puso manos a la obra y subió el volumen del pequeño espacio que esperaba retumbar más mientras avanzaba la velada.

Entre medio de las pistas, había muchos artistas más que saludaban desde arriba de sus zancos, jugaban con fuego y hacían magia con la ayuda de bolas de cristal. Del otro lado, una pareja llegaba con un pijama de dinosaurio que marcaba tendencia porque, si bien rozaba lo bizarro -consigna número uno del Festival Cordobeces-, también parecía una gran idea que le hacía frente al clima congelado que estaba haciendo.

Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeses, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)

En la otra punta, un grupo de amigos se había atado unos globos rojos con helio llamados “punto de encuentro” por si alguno se perdía. La creatividad estaba a flor de piel y hacía que el evento fuera aún más cordobés que los memes que lo enaltecieron.

La noche recién había empezado y la luna casi llena era testigo del avance de las horas. Los negocios de comida y bebida seguían vendiendo a la vez que ingresaba más y más gente al predio. En las redes sociales habían anunciado el sorteo de una moto entre los tres mil primeros ingresantes y aún estaba prevista una sorpresa que llegaría recién bien entrada la madrugada.

Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Festival Cordobeces, en el Quality Espacio. (José gabriel Hernández / La Voz)
Artículo anteriorLouta y Wos presentan el single y videoclip «Quereme»
Artículo siguienteLa mutación política en Colombia, la esperanza de «los nadie» y el impacto en América Latina: las consecuencias del histórico triunfo de Petro

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí