Los 2 mercenarios de EE.UU. capturados por militares rusos durante el operativo en Ucrania hablan sobre su misión y cómo se rindieron

Publicado:
18 jun 2022 02:33 GMT

Alexander Drueke y Andy Huynh estaban en una misión de reconocimiento y fueron tomados como prisioneros cerca de la ciudad de Járkov.
Dos mercenarios estadounidenses, que viajaron a Ucrania para combatir del lado de Kiev, han explicado cómo se entregaron a las fuerzas rusas tras ser rebasados en combate, y hablaron sobre la corrupción y desorganización en las filas ucranianas.Alexander Drueke y Andy Huynh hablaron con RT en un centro de detención, un día después de que The Telegraph informara de que habían sido tomados como prisioneros. El medio británico los describió como los primeros ciudadanos estadounidenses capturados mientras luchaban por Ucrania.Drueke, de 39 años, y Huynh, de 27, fueron apresados mientras estaban en una misión de reconocimiento y fueron ordenados a cubrir la retirada de unas tropas ucranianas cerca de Járkov. Huynh cree que su unidad se encontraba bajo el mando del SBU [Servicio de Seguridad de Ucrania].»Entramos en combate con las tropas rusas, los ucranianos se estaban retirando y nos pidieron que cubriéramos su retirada. Cuando estábamos cubriéndolos, las fuerzas rusas rebasaron nuestra posición y tuvimos que retirarnos completamente», detalló Huynh, para quien era su primer día en combate.

Los dos mercenarios esperaron cerca de 3 horas en un hoyo de tiro solo para asegurarse de que el camino estuviera despejado. Posteriormente terminaron caminando hacia un bosque durante unas 5 horas. Según Drueke, tomaron «un giro equivocado o un paso en falso» y llegaron a un pueblo. «Se nos acercó una patrulla rusa e inmediatamente nos rendimos», reveló.Drueke, oriundo de Tuscaloosa, Alabama, sirvió en Irak como sargento primero del Ejército estadounidense tras los atentados del 11-S. Huynh, por su parte, es originario de California y sirvió 4 años en los Marines, aunque no tenía experiencia previa en combate. Antes de viajar a Ucrania como mercenario estudiaba robótica en la universidad.Corrupción y desorganización en las filasUno de los veteranos relató que partió inicialmente hacia Ucrania sin un plan claro. Viajó a Polonia con la intención de hacer trabajo humanitario, sin embargo, llevó su equipo militar consigo. Dijo que, aunque desconfiaba de la cobertura informativa estadounidense, creía que la lucha de Ucrania se estaba retratando de una manera que «atraería a los veteranos como yo», señaló Drueke.»Para ser honesto, antes de febrero de este año ni siquiera podía decir dónde estaba Ucrania en el mapa, no estábamos recibiendo esas noticias (sobre el conflicto en Donbass)», confesó.Huynh, por su parte, destacó que había viajado a Ucrania en abril y se puso en contacto con un sacerdote polaco que supervisaba la ayuda humanitaria, pero pronto hizo contactos con la ‘Legión Internacional’ de Ucrania. Según él, inicialmente fue a Ucrania porque vio bastantes noticias de medios occidentales donde decían que las tropas rusas estaban «matando indiscriminadamente civiles», sin embargo, ahora cree que son «propaganda», ya que durante todo su recorrido asegura no haber visto nada de eso.Tras incorporarse a la legión, Huynh la abandonó poco después, alegando corrupción y desorganización en las filas. «Los comandantes eran muy corruptos y las tropas estaban muy mal preparadas y abastecidas», indicó. «Al ver la propaganda de Occidente, se dice lo glorioso que es todo Ucrania, y cuando vine aquí vi lo poco cierto que era y los medios de comunicación no están cubriendo esa parte», comentó Huynh a RT. «Los ucranianos dicen que son los mejores, pero por lo que he visto, he visto mucha corrupción, están mal preparados y mal equipados», agregó.Ambos estadounidenses recorrieron el país en busca de un grupo más competente al que unirse, antes de acabar en la llamada ‘unidad Baguette’ en el este de Ucrania, una unidad mercenaria extranjera formada principalmente por veteranos franceses.

El destino final para los mercenariosDrueke terminó su entrevista con una advertencia: «Compañeros veteranos como yo que estén pensando en venir: no lo hagan», comentó. «Piensa muy bien por qué lo haces y qué puede pasar, y si esta es realmente tu lucha», dijo. «Si consigo salir de esta situación, tengo muchas cosas en las que pensar», añadió.Los dos combatientes se unieron a un creciente número de mercenarios internacionales que respondieron al llamado de Kiev y que fueron capturados en combate, entre los que se encuentran los británicos Aiden Aslin, Shaun Pinner y Andrew Hill.La semana pasada, Aslin y Pinner, junto con el marroquí Saadun Braguim, fueron condenados a pena de muerte por el Tribunal Supremo de la República Popular de Donetsk. Los imputados se declararon culpables de actos dirigidos a la toma del poder por la fuerza, lo que estipula la pena capital. Aslin también se declaró culpable de entrenamiento con fines de actividad terrorista.

Artículo anteriorLa Policía brasileña identifica los restos del periodista británico Dom Phillips
Artículo siguiente«Nuestros bienes, nuestras reglas»: el jefe de Gazprom advierte sobre la nueva estructura de la economía mundial y el papel determinante de Rusia