El golpe a la credibilidad que supone para los bancos centrales del mundo su mal manejo de la creciente inflación

Publicado:
17 jun 2022 03:11 GMT

Aunque los analistas no culpan a la Reserva Federal de EE.UU. y a sus homólogos por no haber previsto las subidas de precios, destacan que seguir ampliando sus balances en el 2021 y mantener los tipos de interés cerca de cero parece haber contribuido a crear la antesala de la actual agitación.
La economía mundial, que aún no ha podido recuperarse de la pandemia del covid-19, ya ha sido golpeada por una inflación histórica y sufre por la agitación de los mercados. En medio de una situación tan crítica, los bancos centrales continúan socavando la confianza de la población en su capacidad de resurgir de la crisis.En un intento por frenar la inflación rampante en Estados Unidos, la Reserva Federal (Fed, por sus siglas en inglés) anunció este miércoles una subida de los tipos de interés del 0,75%, la mayor desde 1994. La medida llegó tan solo un par de semanas después de que el organismo prometiera un movimiento de medio punto porcentual. Los expertos señalan que se trata tan solo de uno de toda una serie de errores últimamente cometidos a nivel global, informa Bloomberg.Asimismo, la Fed no ha resultado ser el único en acudir a este tipo de medidas, ya que el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de la Reserva de Australia (RBA) también aumentaron sus tasas más rápido de lo prometido o están camino de hacerlo.

Golpe a la credibilidad de los bancos centralesLa inestabilidad de la situación económica actual provoca la preocupación de los inversionistas, la caída de las acciones globales y un turbulento funcionamiento de los mercados crediticios. Para hacer frente a los resultados negativos del mercado de bonos, el BCE se vio obligado a comprometerse este miércoles a acelerar el trabajo en una nueva herramienta para abordar el aumento de los rendimientos en algunos países miembros de la zona euro. Lo anterior hace referencia a la subida de la prima de riesgo, por consiguiente, el incremento de los intereses de los bonos de la deuda soberana de países como Italia, Portugal o España.En opinión de algunos críticos, el BCE debería haber señalado ese plan ya en su reunión programada de la semana pasada. «Se trata de una corrección relativamente rápida, pero tiene el coste de que el obstáculo de la credibilidad del mercado es mayor ahora que el BCE actúa de forma reactiva en lugar de proactiva», destacó Krishna Guha, jefe de estrategia de bancos centrales de Evercore ISI.Aunque los analistas no culpan a la Fed, al BCE y a sus homólogos por no haber previsto las subidas de precios, destacan que seguir ampliando sus balances en el 2021 y mantener los tipos de interés cerca de cero, incluso cuando la inflación se disparó, parece haber contribuido a crear la antesala de la actual agitación.Stephen Jen, director de Eurizon SLJ Capital, una empresa de fondos de cobertura y asesoramiento en Londres, resalta que el actual panorama «asestará un golpe devastador a la credibilidad de los bancos centrales cuando los inversores se den cuenta de que la inflación a la que nos enfrentamos está ‘provocada por el hombre’ y que los bancos centrales han desempeñado un papel decisivo».EE.UU. no es el único que se enfrenta a un reto de credibilidad: la presidenta del BCE, Christine Lagarde, y sus colegas subirán los tipos un cuarto de punto (0,25%) en julio y medio punto en septiembre. Esto después de que Lagarde dijera en diciembre del 2021 que era poco probable que hubiera un endurecimiento este año. «Todas las instituciones internacionales, todos los pronosticadores de renombre han cometido en realidad el mismo error» de subestimar la crisis, señaló Lagarde la semana pasada.

Artículo anterior«Escríbeme y te contesto»: El canciller mexicano da su WhatsApp y promete una relación «más directa» con la ciudadanía
Artículo siguienteHombre abre fuego en una iglesia de Alabama dejando varias víctimas